Siglo XXI



 

El inicio del siglo XXI, y principio del Tercer Milenio de nuestra Era, tendrá lugar el 1 de enero del año 2001.

La confusión de cuándo finaliza el siglo XX ha privado todos los niveles de la actividad humana y, en un intento de evitar que dicha desinformación provocase erróneas decisiones de las muy distintas organizaciones públicas y privadas, deseamos hacer de conocimiento público la razón de este criterio.

Nuestro calendario actual fue establecido en el año 532 d.C. por el monje y astrónomo Dionisio el Exiguo, bajo una petición de reforma del Papa Juan I. Tomando en base el calendario de la Fundación de Roma, Dionisio el Exiguo estableció como inicio de nuestra actual Era el nacimiento de Jesús de Nazaret, el cual calculó hacia el año 753 de la fundación de Roma. De tal forma que el 1 de enero del año romano de 754 se convirtió en el inicio del primer año de nuestra Era.

Cabe aclarar un aspecto importante que ha dado origen a la actual confusión: no hubo año cero en nuestra Era cristiana, por el simple hecho de que los romanos carecían de símbolo para ese número. Por lo tanto, al año 1 antes de Cristo le siguió inmediatamente el año 1 d.C.

Sobre la base de esta situación podemos abordar el concepto de los siglos y los milenios.

Un siglo corresponde a una centena de años. De esta forma, el siglo I de nuestra era abarca del año 1 al año 100 d.C.; el siglo II del 101 al año 200. Siguiendo esta progresión, podemos observar que así como el siglo XIX consta del año 1801 al 1900, nuestro actual siglo XX abarca del 1901 al año 2000. Mientras al siglo XXI le corresponde el año 2001 al 2100.

Por lo tanto, llegamos a la siguiente conclusión: el año 2000 aún es parte del siglo XX, y el inicio del siglo XXI tendrá lugar en el primer minuto del 1 de enero del 2001.

Por otro lado, los milenios son conjuntos de un millar de años. Al ser el año 1 d.C. el primer año de nuestra Era, el primer milenio abarca los primeros mil años. Esto es del 1 al 1000 d.C. Igualmente el segundo milenio corresponde al siguiente millar, del 1001 al año 2000. Y el tercer milenio abarca del año 2001 al 3000.

De esta manera, llegamos a nuestra segunda conclusión: el Tercer Milenio se inicia en el primer minuto del 1 de enero del año 2001.

Por otro lado, deseamos aclarar que la llegada del año 2000 no representa ningún hecho trascendente para el desarrollo de nuestra civilización. Es el ultimo año de nuestro siglo y del milenio, pero no encierra ningún simbolismo ni misticismo. Queda claro que los seres humanos somos propensos a inventar interpretaciones místicas para números como el 2000. Esto se debe exclusivamente a que nuestro uso de un sistema numérico decimal ocasiona un falso simbolismo a números que son múltiplos de 10.

Nuestro calendario ha sido establecido de manera casi arbitraria por nuestra civilización occidental, como vimos en líneas anteriores. Igualmente, diversas civilizaciones de nuestro mundo tienen sus propios calendarios en vigencia con criterios muy distintos al nuestro, y para los cuales el año 2000 de los occidentales es un año como cualquier otro. De esta forma, mientras para los occidentales es el año 2000, en los demás calendarios se dan las siguientes correspondencias:


Calendario Año correspondiente
Judío 5760
Musulmán 1420
Bizantino 7508
Chino 4636
Hindú 1921

Por lo tanto, podemos concluir lo siguiente: nuestro calendario occidental es un procedimiento totalmente arbitrario para registrar el paso de los años, al igual que los más de cuarenta calendarios vigentes en otras culturas del planeta. Por lo tanto, la llegada del nuestro año 2000, no es más que una referencia psicológica.

Las anteriores generaciones, que vivieron la experiencia de un cambio de siglo, conocían perfectamente estos criterios. El hecho de que nuestra civilización, altamente tecnificada y poseedora de tan amplios y asombrosos conocimientos, conmemore el inicio del nuevo siglo y milenio en la fecha equivocada será una anecdótica ironía que las futuras generaciones registrarán al contemplar nuestro presente como un capítulo más de la historia humana.

Nosotros, científicos, programadores, divulgadores, astrónomos y miembros de clubes, asociaciones e instituciones culturales y científicas, hacemos público este manifiesto ante todos los gobiernos y medios de comunicación a nivel mundial para advertir contra las erróneas expresiones que durante meses se han multiplicado en los medios de comunicación.


"Feliz año 2000, antesala del siglo XXI, Tercer Milenio"


A continuación se presentan varios esquemas que nos muestran descubrimientos inherentes al los úlimos 1000 años: